DanceField: una historia que continúa creciendo

20 May 2014

En septiembre de 1989, Blondina Field abrió Dancing, una pequeña tienda en la ciudad de Guadalajara donde se podían encontrar artículos de importación para danza. Ya fuera ballet, jazz o tap, Dancing lo tenía. No podemos aventurar qué fue lo que pensó Blondina en el momento en que comenzó su negocio, lo que sí sabemos es a dónde la llevó su compromiso con la calidad y el énfasis en el trato amable y profesional. Hoy día, Dancing se ha convertido en DanceField, una cadena consolidada de tiendas de artículos para danza con cuatro sucursales que manejan un surtido de artículos primera calidad, tanto de importación, como de su propia marca.

1-1Pero nos estamos adelantando, volvamos a 1990, cuando Dancing se muda a Plaza los Arcos, lugar que aún sigue abierto y que funge como la matriz de la entonces llamada Dancing. Un par de años más tarde, ocurrió algo inesperado: un pedido de urgente de tutús blancos. No había existencia del producto y no era factible realizar una importación debido al tiempo que toma la operación. Pero dicen que la adversidad es la mejor receta para el éxito, y fue precisamente en ese momento cuando Carmen, madre de Blondina, se decidió a confeccionar ella misma los tutús, aprovechando su conocimiento y gusto especial de patrón y confección, superando así la crisis y pavimentando el camino para lo que habría de venir.1-2

Pero no sería la única ocasión, pues la adversidad volvió otro par de años más tarde. Estamos en 1994, y México sufre una terrible recesión que ha producido una devaluación escabrosa, elevando los precios de las importaciones a niveles prohibitivos. Dancing ya tenía experiencia en la creación de ropa para danza, y este fue el momento preciso en que decidió incursionar de lleno en su confección y venta.

Tres años después, en 1997, la tienda cambia su nombre a DanceField y se registra ante el IMPI, dejando firmes los cimientos para continuar su expansión.

1999, al borde del cambio de milenio, nace la inquietud de que DanceField haga acto de presencia en la ciudad de México, y se abre una sucursal en la colonia del Valle. Misma sucursal que se encuentra hoy día en la Colonia Roma.

Un lustro después, 2005, DanceField goza de un periodo de desarrollo importante y abre su tienda en línea, aprovechando los medios electrónicos y abriendo sus puertas a todo México. La página, donde se puede consultar el catálogo de la marca, se puede encontrar en: www.dancefield.com.mx

Tras los éxitos que ha ido cosechando DanceField, se decide abrir una nueva sucursal en la ciudad de Guadalajara, esta vez en av. Conchitas, lo que resulta en un nuevo triunfo que marcaría el fin de una era para DanceField. Pues una nueva etapa se estaba gestando, y a partir de noviembre de 2012 se abre la cuarta tienta en Plaza Pabellón. Marcando un cambio de rumbo, la sucursal adoptaría una nueva imagen, que en este momento encarna el siguiente objetivo para DanceField:

El crear un lugar donde el cliente se sienta como lo que es, un profesional.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *